Cafetería

La calidad de la caña

La calidad de la caña

Cuando hablamos de tomar una cerveza o una caña, siempre esperamos que la calidad de la caña, sea la máxima. Ahora para conseguirlo tenemos que seguir una serie de pasos. Porque como es natural no todos saben tirar una caña, el cliente lo nota y sobre todo lo agradece.

Muchos establecimientos se han dejado llevar por la comodidad y sobre todo, por el ahorro de tiempo que supone no tirar bien las cañas. Por supuesto, la propia cerveza es también muy importante.

Vamos partir de la idea de que una buena caña requiere de dos tiempos: uno para llenar la copa de cerveza y otro para crear la correcta espuma. Ahora para tirar la caña perfecta hay que seguir siete pasos, que varían un poco en función del origen de la cerveza, esto es, barril o botella.

Pasos para que la calidad de la caña sea máxima

  1. Elegir el recipiente adecuado: Lo primero para servir una buena caña es escoger el recipiente en el que va a servirse.
  2. Refrescar el recipiente: Conviene refrescarlo con ayuda del mojacopas o con agua fría si estamos en casa. Esto evita la mala formación de espuma y crea en las paredes una finísima película de agua que ayuda a que la cerveza se deslice con suavidad.
  3. Si estás sirviendo cerveza de grifo, debes hacer un pequeño descarte para que el primer golpe de espuma no entre en el vaso, porque es el que se ha quedado en el grifo y ya ha cogido aire del ambiente. Es una espuma que va a impedir el desarrollo de la cerveza que vas a servir, la va a saturar de espuma. Se suele olvidar por las prisas.
  4. Es muy importante que la cerveza resbale por el interior de la copa para que no pierda gas carbónico y no genere espuma, en este primer paso no debe tener. “El recipiente tiene que estar en un ángulo de 45º. Conforme vamos llenando, ya sea de grifo o botella, nuestro objetivo es llenar el 75% de la capacidad, en ese momento debemos ponerlo en posición vertical. Ahí finaliza el primer tiempo del tiraje.
  5. Para servir la espuma en la cerveza de barril debemos abrir el 25% del recorrido del grifo, así conseguimos que nos caiga un caudal de crema de espuma. Llenamos con la espuma hasta el borde del recipiente. La corona de espuma o giste, debe ser de unos 3 cm.
  6. Corrige: Si has cometido errores en el primer tiraje se crea una burbuja demasiado gruesa. Esto puede ocurrir, ya sea porque has cerrado más lento el grifo o no has desechado la suficiente espuma nada más abrirlo como hemos dicho antes.
  7. Comprueba y recuerda que: La calidad de la caña aumenta cuando el giste tiene una capa superior de burbuja gruesa, inferior a un centímetro. En el centro tenemos la capa más ancha, que es propiamente la crema de espuma, y la tercera capa inferior es una nebulosa de espuma formada por burbujas muy finas.

En botella: La corona de espuma en botella se consigue colocando ésta perpendicular a la copa para que la cerveza caiga y rompa en el centro. Es importante elevar un poco la botella para que, al caer la cerveza genere una corona adecuada(normalmente se debe servir a una altura de entre 7 o 15 centímetros). Dependiendo del tipo de cerveza hay que elevarlas más o menos.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre*

Sitio Web*

Comentarios*